“Los juguetes” ha sido el centro de interés empleado en Pecas con los grupos de 1-2 años

jugando con juguetes electronicos

Las actividades realizadas en estos días con nuestros  pecos@s de 1-2 años han girado en torno al tema de “Los juguetes”.

Con sus manitas y a través de actividades que potencian el desarrollo de la destreza manual y por tanto de la psicomotricidad fina (rellenar con pintura de dedos, pegar gomets,..) han decorado los preciosos murales que hemos expuesto en la entrada de su edificio.

En la infancia el juego se utiliza como medio de conocimiento, aprendizaje y expresión. Por este motivo, a esta edad de 1-2 años, nos servimos de los juguetes como recurso educativo para poner en marcha procesos cognitivos, afectivos y sociales.

Entre tanta cantidad y variedad de juguetes empleados reseñamos:  los encajables de tamañao grande, con colores y formas llamativas que les permiten experimentar con formas y tamaños; cuentos que tengan ilustraciones atractivas y siginificativas para esta edad, elaborados con materiales duros y resistentes que ellos puedan manipular y aprender a pasar las hojas;  instrumentos musicales sencillos, ligeros y sin aristas que les permitan producir sonidos bien diferenciados, juguetes electrónicos con los que puedan descubrir la causa-efeto al pulsar los teclados o botones….

Lo importante es ofrecerles juguetes que les estimulen con nuevos retos que tengan cierta dificultad,  pero que el niño puede superar porque es acorde a su capacidad.

En nuestra escuela infantil, dentro de los horarios de aula, nuestros pecos@s cambian de elementos para jugar cada breve periodo de tiempo, siempre con un objetivo concreto y adaptado a su nivel de aprendizaje de forma que cuando el pecoso lo esté manipulando  éste se convierta en fuente de aprendizaje.

¡Ésta es nuestra pedagogíaa! ¡a jugar… que estamos permanentemente aprendiendo!

Por supuesto no hay que olvidar que, aparte del juego dirigido con juguetes, el niño juega constantemente con cualquier elemento que pongamos a su alcance.  Pero éste es un argumento para un artículo diferente.

 

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios

limpiar formularioPublicar comentario