Estimulación visual en los bebés

Como rúbrica a nustra publicación de hoy en Facebook.

Los bebés pueden ver desde el nacimiento pero su visión es limitada. Perciben información visual a una distancia promedio de 25-30 cm. pero no pueden discriminar detalles y aún no han desarrollado habilidades de focalización. Hacia los seis meses es cuando se completa el desarrollo de este sentido siguiendo una secuencia en el desarrollo de su visión que parte de las formas sencillas, bien alineadas y lo que les llama la atención no es el color ni la forma sino los contrastes (por esto en las tarjetas de estimulación visual comenzamos por los colores extremos negro-blanco para pasar paulatinamente a incorporar el rojo y sucesivamente el resto de los básicos). Posteriormente pasa a observar con más atención los volúmenes y las formas que pasan progresivamente desde las más simples y planas hasta las más complejas.

Hay que tener en cuenta que en esta etapa el nivel de concentración es todavía muy pequeño, de unos 10-15 segundos (10 segundos para un dibujo, 15 segundos para una cara), por ello es conveniente que los distintos elementos que vayamos empleando roten de posición dentro de su campo visual.

Mediante los ejercicios de estimulación visual que practicamos en Pecas con los bebés pretendemos:

  • Estimular la conciencia del estímulo visual.
  • Provocar y potenciar la atención visual del bebé.
  • Fortalecer el control voluntario de los movimientos oculares.

Los estímulos y sensaciones percibidos por el bebé durante los primeros meses de vida serán determinantes para su formación.

Los niños que han practicado actividades de estimulación temprana, presentan estándares más elevados en memoria y concentración, agilidad, crecimiento y coordinación muscular.