En los grupos de 2-3 años hemos celebrado la “Fiesta del Otoño”

Oliendo las hojas

“Díme y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”.  La idea que se refleja en esta frase es la base en la que consideramos debe apoyarse todo el sistema de aprendizaje en la etapa infantil (bueno.. y en las posteriores también) y con este criterio realizamos todas las actividades con nuestr@s niñ@s incluida la última actividad que sobre el otoño hemos realizado con nuestros pecos@s de 2-3 años.

Antes de relataros toda la programación que hemos llevado a cabo la cual ha hecho posible que nuestr@s pecos@s se lo pasaran “en grande” durante toda la pasada semana y que interiorizaran todos los conceptos aprendidos durante estos días, queremos agradecer vuestro interés recogiendo con vuestros hij@s esas hojas del otoño tan significativas que nos habéis hecho llegar y la variedad de frutas otoñales que han presentado con gran ilusión ante sus compañeros del aula.

A esta edad los niñ@s sienten una gran curiosidad e interés por observar el entorno, descubrir los cambios que se realizan en la naturaleza y como en Pecas disponemos de adecuados espacios naturales para observar y explorar, nuestors niñ@s han podido vivenciar, de forma directa, la llegada del otoño disfrutando de los cambios que se producían en los árboles de la escuela y recogiendo las hojas que el viento tiraba al suelo, algunas de color amarillo intenso, otras muy grandes, otras marrones y pequeñitas o rojas en forma de estrella ¡cuánta variedad!.

Hemos aprendido también cuales son las nuevas prendas de vestir o lo que es adecuado utilizar cuando llueve.

Nuestras aulas se han llenado de vida, decoradas con los  preciosos murales que hemos realizado y en los que los pecos@s han disfrutado decorando elementos propios de esta estación (árboles, lluvia, setas, paraguas,..) utilizando diferentes técnicas y materiales.

Nos gustaría que apreciárais, paseando por un paisaje otoñal, los elegantes pavos reales con sus plumajes confeccionados con hojas otoñales que se resguardan bajo un gran paraguas rojo, o los simpáticos erizos con la púas elaboradas con bonitas hojas rojas y marrones.

Estos murales tan creativos nos han servido  como referentes visuales para las canciones y poesías que hemos trabajado con  ell@s.

Durante toda la semana degustamos las frutas otoñales que los niños han traido de casa y presentado a sus compañeros analizando su forma, su color, su textura y sus tamaños. Lo han pasado genial con esta experiencia:  desprendiendo las uvas de los racimos, aprendiendo a pelar mandarinas y separar sus gajos sin espachurrarlos, extrayendo los granitos rojos de esa fruta que tanto les gusta ¡las granadas!. Y,  el gran día de la fiesta, maquillados de nubes cargadas de lluvia,  han realizado con todas las hojas una gran alfombra otoñal y después de jugar a clasificar hojas nos hemos divertido mucho bailando el vals del otoño y lanzando las hojas y dejándolas caer sobre nuestras cabezas simulando la lluvia.

Al final toco recoger… metimos las hojas en bolsas gigantes y elaboramos unos cojines que emitían crujidos al sentarnos sobre ellos ¡a todo le sacamos partido!.

Por la tarde, acompañándola de bizcochos,  disfrutamos de una riquísima macedonia que preparamos con todas las frutas que nos habían sobrado y como remate las “profes” nos tenían reservada una sorpresa ¡castañas calentitas para compartir con papá y mamá!

En una publicación posterior os transcribiremos la poesía y canción trabajada con esta unidad didáctica y las acompañaremos con un álbum de las fotos colectivas más siginificativas porque las que resulten más individuales os las iremos remitiendo a vuestros respectivos e-mails.

¡Qué bonito es el otoño! no queremos que se acabe nunca pero las “profes” dicen que ahora llega la más mágica época del año. ¿Cual será?

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios

limpiar formularioPublicar comentario