Celebración de San Isidro

Celebración de San Isidro

Las fiestas, en Educación Infantil no cumplen únicamente objetivos de ocio y celebración, las aprovechamos para darles un alto contenido educativo.

La fiesta de San Isidro es la más adecuada para introducir a los niños en el conocimiento del Madrid más castizo y como estamos ubicados en la capital de España celebramos por todo lo alto con nuestros pecos@s la fiesta por excelencia de Madrid.

Los grupos de 1 a 2 años han escuchado unos días antes los chotis y han elaborado, junto con sus profes, unos vistosos mantones con los que han engalanado las clases preparándose para algo que todavía no entienden el significado pero que huele a FIESTA y a baile agarrando a un/a compañero/a.

Los grupos de 2 a 3 años han aprendido ¡muy bien! a bailar el chotis. Sus profes les introdujeron en el mundo castizo a través de pictogramas e imágenes, enseñándoles las partes de las que se compone el traje de chulapo y chulapa, cuales son las comidas y los dulces típicos de estos das y, una vez documentados, comenzó la elaboración de mantones y abanicos llenos de vivos colores y, por supuesto, mucho brilli-brilli.

¡Y, por fin, el día de la fiesta!

Desde primera hora de la mañana sonaba el chotis en todos nuestros espacios y todos nuestros pecos@s entraban felices escuchando esa música tan alegre y característica que les anunciaba el divertido día que tenían por delante. Mayores y pequeños, e incluso algunos bebés, acompañaban con su cuerpo los marcados ritmos del chotis.

Los más mayores, después de realizar en las aulas los juegos de competición que a estas alturas del curso ya practican con mucho dominio y entusiasmo, realizaron unos vistosos desfiles en los que “pichis” y “chulapas” lucieron sus atuendos.

Todos estaban guapísimos con sus preciosos trajes y después del desfile comenzó en la pradera la tradicional “verbena de San Isidro”. Parejas y parejas de pecos@s bailaron sin cesar, algunas con tacones incluidos. Era impactante ver con qué arte bailaban dando vueltas como los verdaderos chulapos. Parecía la plaza de las Visitillas en pleno auge (podéis ver un vídeo de este momento en nuestro FB).

Después de tanto baile se comieron un riquísimo “cocidito madrileño” para reponer fuerzas. Y, después de una buena siesta nos acicalamos de nuevo para acometer la merienda con chocolate a la taza y barquillos huecos que nos sirvieron para experimentar como sube y baja el chocolate cuando sorbemos y nos ponemos.

Para finalizar la jornada y aprovechando el magnífico día que San Isidro nos había deparado, esperamos a los papás volviendo a bailar en la pradera, para que apreciaran que no exagerábamos ni un ápice al decir : ¡qué bien bailo! ¡pero que chul@ soy! ¡es que vivo en Madrid!

Aquí tenéis imágenes de esta celebración.

Descargar imágenes